miércoles, 17 de enero de 2018

Taller modelo M.U.S.I.C. en el aula


Ayer estuve el taller M.U.S.I.C. en el aula organizado por el Instituto de enseñanza Aprendizaje (IDEA) de la Universidad San Francisco de Quito, dictada por el PHD. Eduardo Alba y la M.sc. Andrea Ayala.

Me gustaría compartir y reflexionar de algunos puntos que se trataron en el taller.
El modelo M.U.S.I.C.  fue propuesto por el PHD. Brett D. Jones y su nombre corresponde a las siglas del acróstico:

       eMpowerment
 Usefulness
 Success
 Interest
 Caring

En español, hablamos de los siguientes componentes que son indispensables para diseñar un buen programa académico:



       1. Empoderamiento: Básicamente se refiere a permitirles tomar decisiones y ser creativos. Saber qué tanto control tienen los estudiantes sobre su propio aprendizaje. En este punto conversamos de la importancia de hacer actividades que les involucre a los estudiantes. Los maestros deben ser flexibles para ciertas cosas pero  también deben mantenerse firmes en sus reglas. En las estrategias para lograr el empoderamiento, se puede considerar armar grupos de trabajos para investigación, grupos de opinión o lluvia de ideas.


       2.  Utilidad: Es importante concientizar a los estudiantes de que la materia que están estudiando es de  utilidad para su carrera y para desenvolverse en su mundo laboral.

Varias veces escuchamos a nuestros estudiantes decir: “ A mi no me importa sacar mala calificación en esta material porque no me va  a servir para nada”. Por este motivo, es importante que el profesor contextualice alguna noticia que esté pasando este momento y relacionarla con lo que se está trabajando en el curso.

Un estrategia para incluir la Utilidad es invitar a un profesional relacionado con la materia  para  que de una charla y explique cómo le ha servido determinada material en su profesión.

      3. Éxito: Es importante que el profesor se sienta comprometido con el estudiante para que él tenga éxito en un futuro. Es lo que decimos en el mundo laboral “Ganar – Ganar” Y es que si es un buen profesor, y éste disfruta de su clase, el alumno se contagia con este entusiasmo y este positivismo, el estudiante va replicarlo.

Hay que quitar de la mente de los alumnos la idea de que los profesores son sus enemigos. Aún hay colegios y universidades donde los estudiantes, lamentablemente tienen esta percepción. Personalmente, en el colegio tuve un par de profesores que tenían esta mentalidad de querer que el estudiante les tenga miedo, de ver la forma como le bajaban las notas para bajarle el promedio. Afortunadamente, existen más de los maestros que apoyan al estudiante, que tienen fe en que ellos pueden lograr grandes cosas.
Estrategias de utilidad que se pueden usar son: Dar expectativas del cursos y las rúbricas de evaluación. No hay que centrarse en sólo un tipo de evaluación, sino combinar varias formas. Hay veces en las que el estudiante es muy bueno para evaluaciones escritas, pero a lo mejor para orales no es tan bueno. Tal vez otra persona prefiere evaluaciones en línea y otras veces se pueden hacer grupales.


    4. Interés: Es fundamental para los profesores, que su contenido sea de interés para los alumnos. ES muy triste para un maestro escuchar que tal materia es muy interesante, pero les gustaría tomarla con otro profesor. Los alumnos son muy críticos y hay que poner más atención para aumentar el interés.
Algunas estrategias que se pueden utilizar para desarrollarlo es incluir actividades que requieran movimientos físicos. Les recomiendo leer mi publicación Actividades para desarrollar y evaluar las inteligencias múltiples en el aula donde se detallan varias actividades que el docente puede utilizar no sólo para potenciar las inteligencias múltiples de los estudiantes, sino también para lograr una clase más dinámica e interactiva.
Otro recurso es incluir la fantasía, el humor, la narrativa, curiosidad, generar emociones, comida, etc.

    5. Preocupación: Que el profesor demuestre que les interesa el alumno como profesional y como persona. Para ello es muy importante en valorar lo que el alumno opina, escuchar sus propuestas y en la medida que sea posible, complacerlos si quieren hacer una actividad especial.
Hay que impulsar en que los alumnos se conozcan entre sí para en grupo poder sacar lo mejor de cada uno y poder trabajar en equipos. 

Interesarse en su vida y dedicar tiempo para ayudarles. Por ejemplo, es indispensable, que el profesor esté dispuesto a tener un horario fuera de clase para poder contestar preguntas o hacer una charla que puede ser on line por ejemplo donde los estudiantes puedan conectarse desde sus casas.

Esto es en resumen lo que abarca al modelo M.U.S.I.C, luego pudimos ver un ejemplo del modelo aplicado en los cursos de cálculo de la Universidad San Francisco y se midieron los resultados por encuestas realizadas a los estudiantes y al mismo profesor sobre cómo cree que él sería evaluado en diferentes parámetros por sus estudiantes.

Una de las conclusiones a tomar en cuenta es que no necesariamente el profesor más “buena gente” que más aprobados de curso tiene es necesariamente el mejor evaluado.
Los alumnos son muy críticos a la hora de evaluar y en las encuestas se preguntaron muchos aspectos relacionados el modelo M.U.S.I.C. como interés, empoderamiento, utilidad, etc. Donde tuvieron que calificar en escala numérica y es una buena herramienta para poder medir ciertos aspectos.

Para terminar, hicimos un pequeño taller usando la herramienta gratuita Kahoot a través de nuestro celular donde pudimos participar todos en línea para ver unos videos y saber si en el estudiante faltó un determinado factor como Utilidad, empoderamiento, preocupación, interés o éxito.

Excelente iniciativa de la Universidad San Francisco y el Instituto IDEA de presentarnos este tipo de talleres que nos ayudan en nuestras prácticas educativas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...