martes, 14 de febrero de 2017

El juego de la cubeta y las pelotas:¿Cuál es nuestra actitud ante la vida?


El juego es uno de los principales medios para el aprendizaje, distracción, entretenimiento y sana diversión que no sólo ayuda  a los niños, sino que ha servido como terapia y motivación para muchos adultos y es así como en talleres y dinámicas usadas para capacitación al personal, se añaden el juego en las actividades con el propósito de de generar una relación armónica y favorecer al trabajo en equipo.

Existen también dinámicas y/ o experimentos sociales que tienen el propósito de representar alguna conducta humana o hacer una metáfora de un acontecimiento.

Me ha llamado la atención un vídeo de un Interesante juego que representa la vida y nuestra actitud ante ella. Se llama “Una lección para ser mas humanos //El juego de la cubeta y las pelotas” Llevado a cabo por un grupo de jóvenes mexicanos llamados “Mensajeros Urbanos interesados en dar mensajes positivos y de cambio.  Lo pueden ver en insertado en la parte superior de esta publicación o en este link:


En resumen, se trata de que están sentados 6 personas en una silla,  una detrás de la otra y  a cada una se les da diferentes reglas para que puedan encestar un número de pelotas dentro de una cubeta. Por cada pelota que encesten se les dará un incentivo económico.

La persona que está adelante, tiene un número ilimitado de pelotas, además de que ella podría levantarse las veces  que quiera y en general, ella tenía la libertad para hacer lo que quisiera durante el juego y aunque no sea su turno.

A la segunda persona, le dieron solo 3 pelotas,  pero a ella le quedaba más lejos la canasta y no podía levantarse.

A la tercera persona le dieron solo 2 pelotas y además se le vendaron los ojos.

A la cuarta persona le dieron solo 2 pelotas y se le taparon las orejas para que no pueda escuchar las reglas del juego.

La quinta persona tenía la instrucción de que no podía usar sus manos para encestar las pelotas.

A la última persona no se le dieron pelotas.

En este jugo no todos tienen las mismas oportunidades.

Conforme fueron jugando, era obvio que la primera persona podía encestar todas las pelotas, puesto que podía pararse y ponerlas directamente en el cesto sin hacer ningún esfuerzo. La primera persona, ganó mucho dinero.

A la segunda persona, le tomaba un poco más de trabajo encestar, ya que el cesto le quedaba más lejos y no siempre le atinaba.

La tercera persona, como no podía ver, no pudo encestar ninguna pelota.

A la cuarta persona, se le indicó que podía levantarse hacia donde estaba la cubeta y poner las pelotas adentro, pero como estaba tapado las orejas, no pudo escuchar las instrucciones.

La quinta persona, por más que se esforzó para tratar de poner las pelotas en la canasta, no pudo hacerlo porque no podía usar sus manos.

La sexta persona es como si no hubiera jugado porque nunca tuvo pelotas para poder participar.

Al terminar el juego se les explicó que este juego es una simulación de la vida. No todos nacemos con iguales oportunidades ni económicas, ni de estudios ni de trabajo.

La primera persona, representa a una chica de clase alta donde creció en un entorno de buenas posibilidades económicas y que pudo estudiar en una buena universidad.

La segunda persona, representa a una clase media donde va a tener oportunidades pero no tanto como la primera jugadora.

La tercera persona representa a alguien con discapacidad visual.

La cuarta persona representa a alguien con discapacidad auditiva.

La quinta persona representa a alguien con discapacidad motriz.

La sexta persona representa a alguien de muy bajos recursos que ha crecido en la calle.

Esto no quiere decir que la persona que está adelante es mejor o peor que la que está al último ni que sea más o menos capaz. Sólo les tocaron situaciones diferentes.

Lo interesante,  es que este juego se repitió con varios participantes durante varios minutos, hasta que una persona cambió sorprendente el resultado del juego que había venido siendo similar en todas las veces que se jugó.

Al principio del juego, la persona que les da las reglas, les comunicó que la primera persona, podía hacer lo que ella quisiera: Levantarse, tener un número ilimitado de pelotas, recoger las pelotas del piso, etc.

Pues bien, en esta vez, la persona que estaba sentada al principio decidió que con esas reglas que eran favorables para él, podía usarlas para beneficio no únicamente personal, sino en favor de los demás también. Entonces, como él podía hacer lo que quiera, empezó a facilitarles a cada uno de los otros participantes para que puedan encestar. Hizo cosas como acercarles la cubeta, encestar por ellos, darles pelotas al que no tenía, etc.
Esto nos da una gran lección y a mi personalmente me ha parecido muy emotivo el juego.

Conclusión: Qué diferente sería la vida, si nos preocupáramos un poco de ayudar a los demás y no solamente pensar en nuestro beneficio. Pensemos en cosas elementales del día a día como ayudarle a un ciego a cruzar la calle, ceder el paso, respetar a los demás.
Qué diferente sería la vida si todos los días tratamos de hacer algo, por más pequeño que sea por ayudar a alguien.

En estas épocas de campaña electoral es donde más vemos los insultos del un candidato a otro, las faltas de respeto entre ellos. Presenciamos una falta de moral de los políticos que han robado sin importarles que sean ancianos, enfermos o discapacitados a quienes han perjudicado.

Todas estas actitudes vienen desde el hogar y su formación escolar, por ello insisto en  la Importancia de la inclusión de la Ética y Valores desde los primeros años de escolaridad

Bibliografías:





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...