lunes, 6 de febrero de 2017

Importancia de la inclusión de la Ética y Valores desde los primeros años de escolaridad


Es alarmante como escuchamos cada vez más los casos de corrupción tanto en sectores públicos como en los privados. La corrupción y la falta de ética es uno de los males que nos aqueja y una buena moral es un principio que se forma desde el hogar y debe seguir reforzándose durante toda la vida porque ante nada debemos ser seres humanos con valores y principios.

El pensum académico se ha venido reformando a lo largo del tiempo. 

Si bien se ha ido actualizado con  nuevas asignaturas que requieren nuestros niños y jóvenes para desenvolverse en nuestro entorno, vemos con tristeza que hay otras materias con demasiada importancia para la formación de la persona que se han quedado relegadas.

Una de ellas es la asignatura de Ética y Valores que unos años atrás formaba parte de nuestro pensum académico desde los primeros años escolares.
  
Para empezar a formar a nuestros líderes, se debe empezar con educación en valores y sobre todo ética profesional. La integridad de un ser humano es que además de ser destacado en su profesión, debe ser una buena persona (padre, hijo, esposo, hermano, amigo, jefe, empleado).

 Lamentablemente, vemos que hoy en día esto se ha ido perdiendo.

La competitividad, por ejemplo, es un valor que nos han inculcado desde niños, y está muy bien. En este mundo debemos ir a competir con otros, la sana competencia es parte de nuestra naturaleza.

Lo que no está bien, es que sea una competencia desleal donde para sobresalir yo, tenga que hundir y poner el pie (Como decimos acá) a los demás. Esto se ve mucho dentro de las empresas donde el empleado busca sobresalir y llevarse puntos con su jefe para tener una recompensa que podría ser económica, de superación (ascenso) o simplemente porque no me cae bien mi compañero y quiero que hacerle quedar mal.

Otro de los problemas más graves que estamos viviendo en varios países y afirmo especialmente en Ecuador, es la corrupción. Es impresionante ver que, por dinero, pierden sus principios y no les importa robarle a la gente para acumular sus millones. 

Hemos visto sucesos increíbles estos últimos meses como recibir dinero (coimas) y llegar a tener miles de dólares en efectivo en los techos de las casas de los funcionarios de gobierno, perjudicando a los más necesitados como son los discapacitados, enfermos, afiliados del seguro social, damnificados que han perdido sus casas en Manabí y Esmeraldas por los terremotos ocurridos durante el último año, etc.

Otro de los problemas que vivimos es proteger a delincuentes por intereses personales, llámense delincuentes a ladrones de cuello blanco, violadores de niños, sicarios, adulteración de documentos, fraude, fugas, etc.

No comprendo como algunas personas se corrompen por el dinero sin temor de Dios ni de la justicia. La tranquilidad de estar con tu familia, de ver a tus hijos crecer de dormir tranquilo sin pensar que le hiciste mail a nadie y por ende no eres blanco de venganzas, energías negativas y malos deseos. En este mundo todo se regresa tanto el bien como también el mal.

Coincido plenamente en la afirmación de Howard Gardner “Una mala persona no llega nunca a ser buen profesional

Seguramente pensarán en gente exitosa económicamente pero que no tiene buena empatía con las personas o está mal en su vida personal (De estos hay varios) pero no quiere decir que sean buenos profesionales. Son muy buenos para hacer dinero, son muy buenos para optimizar recursos, muy buenos para hacer crecer una marca, pero para ser un buen profesional, se necesita más que estas habilidades.

El ser un buen profesional implica ser una persona íntegra, preocupada por el bienestar de la gente, una persona que se destaque por sus méritos y no por que ha recibido favores de nadie y sin haber tenido que pisotear a nadie para lograrlo. Un buen profesional es el que además de destacarse en determinada disciplina, ayuda a los demás y hace algo bueno por alguien. De que nos sirve llegar a hacer el director de una importante multinacional si en nuestra propia empresa, nuestros empleados son maltratados.

Es importante incluir en la malla curricular la asignatura de ética y valores desde edades tempranas. Es una responsabilidad que nos compete a todos.

¿Cómo integrar actividades de ética y valores en el aula?:

Hay algunas ideas que podemos proponer:

1.- Análisis grupales de una historia donde la persona se enfrente a un dilema de tener un beneficio económico o hacer lo moralmente ético.


2.-Representaciones grupales de una situación donde tenga que tomar una decisión donde prime la ética y los valores. Para ello, es importante hacer una actividad que podría ser de la vida real. Por ejemplo, un día en la vida de un:  Médico, de un abogado, de un director de empresa, de un policía, etc. Se procede a plantear un caso que podría ocurrirle a una persona en determinado momento de su vida y analizar cuál sería la solución moral y ética que debería escoger.


3.- Jugar a ser el líder: Se pide formar grupos y en cada grupo se designa un líder.  Este va a ser el encargado de dirigir a su equipo para hacer determinada tarea. (Puede ser algo simple como formar una torre con ciertos materiales, hacer una redacción con determinados lineamientos o hacer una campaña publicitaria, por ejemplo) La idea es que cada miembro del equipo tenga alguna función en la tarea. Se evaluará tanto el trabajo de cada uno para ver su desempeño individual y grupal como para ver el desempeño del líder para motivar a su gente.


4.- Trabajo social: Uno de los principales enfoques de la ética es hacer algún bien a una persona. Una linda actividad es invitar a niños de bajos recursos a una comida en nuestro centro educativo donde sean los niños quienes la preparan, sirvan y jueguen con los otros niños. También la alfabetización es un trabajo social muy apreciado.


5.- Análisis de piezas publicitarias: El profesor muestra a sus estudiantes algunas piezas publicitarias ya sea en formato de video, prensa escrita, publicidad en internet, etc. Y se pide a los estudiantes que analicen esta pieza de acuerdo a valores éticos y culturales. Puede hacerse un cuestionario para tener el mismo tipo de preguntas para todos y luego pueden debatir en grupo. La idea es escoger publicidad impactante y definir hasta qué punto puede considerarse persuasiva o invasiva (Recomiendo leer mi publicación PUBLICIDAD INFANTIL, ¿Persuasiva o invasiva? Cuando el estudiante ya tiene mayor edad, es preferible que el profesor le pida al alumno que sea él quien escoja la piezas publicitarias que serán sujeto de análisis.


Estas son sólo algunas ideas que podríamos incorporar en el aula para poder reforzar la ética y los valores. Cada profesor puede ir innovando en su clase y la idea es no tratarlo como un hecho aislado sino como parte de un proyecto integrado donde la parte profesional, esté ligada a la ética y a los valores.





Bibliografía:


Imagen: Absolut Select Consulting

GARDNER, Howard, 2016, Entrevista concedida a  diario español La Vanguardia,http://www.lavanguardia.com/lacontra/20160411/401021583313/una-mala-persona-no-llega-nunca-a-ser-buen-profesional.html, 06/02/2017.




TORRES, Claudia, 2011, Formared, Quito, Ecuador, http://formared.blogspot.com/2011/07/publicidad-infantil-persuasiva-o.html, 06/02/2017

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...